El río Azuer se desborda a su paso por Manzanares y Membrilla






La espectacular crecida experimentada por el río Azuer en las jornadas de Nochebuena y Navidad mantuvo en alerta al vecindario de las zonas de vega y de la conocida como “Isla Verde” en Manzanares. Las lluvias casi ininterrumpidas de los últimos días obligaron aguas arriba a abrir los aliviaderos del embalse de Vallehermoso. La crecida del Azuer provocó desbordamientos en Membrilla y Manzanares.

A lo largo del día 24 fue aumentando el cauce del Azuer a su paso por Manzanares, lo que mantuvo en alerta a fuerzas y cuerpos de seguridad y Protección Civil. Ante la mayor crecida que se esperaba para la Nochebuena debido al desembalse del pantano de Vallehermoso, efectivos de la Guardia Civil pidieron al vecindario de las zonas de vega cercanas al río que retirasen los vehículos y estuvieran en alerta.

El caudal del río a su paso por Manzanares alcanzó sus niveles máximos durante la mañana del viernes, día de Navidad. Su desbordamiento provocó enorme expectación y centenares de personas, a pesar del frío, se acercaron a los puentes del bulevar de la Avenida de Castilla-La Mancha, Calicanto, Puente de los Pobres y Cinco Puentes a contemplar un “espectáculo” tan inusual, ya que hay que remontarse catorce años atrás para recordar una crecida parecida.

Precisamente, la carretera de la Avenida de Castilla-La Mancha hizo de dique e impidió que las aguas desbordadas anegaran zonas de viviendas como la urbanización “Vega del Azuer” o Las Quinterías, donde Protección Civil tuvo que achicar aguas de alguna cochera subterránea debido a las filtraciones.

El Azuer cobró espectacular anchura desde el Puente de la Reina, donde se divide su cauce, hasta el citado bulevar. Entre la madre vieja y el canal todo quedó prácticamente inundado. Anegó desde el camino de Membrilla hasta cerca del camino de las Cuevas del Cerro del Moro. Aunque el caudal comenzó a bajar a primera hora de la tarde del 25, la fuerza del agua y la lluvia que volvió a caer hicieron que también se anegara toda la zona urbanizada tras “Hacienda Real”.

El Azuer siguió, por un lado, hacia los Cinco Puentes, donde se desbordó hasta la puerta trasera de FERCAM, y por otro, por la canalización que hay bajo los Paseos Príncipe de Asturias, apareciendo cerca de El Polvorín y el Molino Viejo, para seguir su camino hacia Daimiel.

Fuentes consultadas explicaron que durante la tarde se dejaría de desembalsar agua de Vallehermoso, por lo que se esperaba que el nivel del agua no aumentara. No obstante, la lluvia y las previsiones hacen que se mantenga la cautela.

Publicado en http://manzanarestv.blogspot.com/