El río Azuer sigue desbordado tras las últimas lluvias

Parecía que el Río Azuer volvía a su antiguo cauce, pero ha vuelto a llover con intensidad sobre mojado, y esto ha provocado que de nuevo crezca de forma alarmante el cauce del río, provocando de nuevo inundaciones en los términos de Membrilla, Manzanares y Daimiel.

Debido a que la tierra está saturada de agua, el río ha vuelto anegar hectáreas y hectáreas, volviendo a cortar de nuevo la carretera que une Membrilla con la A4, y lo que es aún peor, inundando muchos bajos de las urbanizaciones de Manzanares cercanas al río.

Este vídeo, está tomado el día 24 de febrero de 2010:

Membrilla sigue en alerta por el desbordamiento del río Azuer

Desde el 24 de diciembre la localidad de Membrilla vive pendiente del Río Azuer, que sigue anegando hectáreas y hectáreas de terreno de cultivo.

Puertas del recinto del Santuario de la Virgen del Espino

Tras las primeras ríadas fue tal la fuerza del agua, que llegó a abrir las  portadas situadas en el recinto de la Virgen del Espino, y que normalmente, las suelen abrir “entre dos personas”, ya que que tienen un peso considerable. La crecida del agua hizo, que rápidamente anegara la carretera de Membrilla a la A4, con lo que tuvo que ser cortada al tráfico durante varios días. Y llegó a ser tal la crecida, que las autoridades tuvieron que verse obligadas a romper dos muros del recinto del santuario, ya que actuaban como dique provocando una subida superior del agua.

Tras haber vuelto a una relativa tranquilidad a finales de la semana pasada, con la nieve caída entre los días 8 y 10 de enero, junto con las fuertes lluvias registradas el martes, ha vuelto a provocar un nueva crecida del agua, volviendo a anegar la carretera, aunque a día de hoy, vuelve a ser transitable.

Situación del Azuer por Membrilla tras la nevada del 10 de enero

Aunque la situación puede persistir todavía un tiempo indeterminado, ya que el pantano de Vallehermoso sigue soltando una gran cantidad de agua, debido al volumen importante de agua que le llega a su cabecera.

Río Azuer por Membrilla el 14 de enero

Desbordamiento de ríos e inundaciones en La Mancha

Con tanta lluvia, los ríos de La Mancha, esos que tenían un cauce pequeño o incluso seco, se han desbordado o han acrecentado exageradamente su caudal, especialmente en estos último días.

El Río Azuer, al abrir las compuertas del pantano de Vallehermoso, ha inundando los campos de San Carlos del Valle, Membrilla, Manzanares y Daimiel. Por otro lado, el río Jabalón ha causado mayores destrozos en Bolaños de Calatrava y Almagro, que ha afectado a la planta depuradora y ha impedido el normal abastecimiento de agua;  en Valdepeñas el río ha pasado desbordado inundando campos y casas, e incluso, como ha pasado hoy, cortando la A4.

Otros ríos, como el río Riansares baja desbordado por la Mancha conquense, mientras que el río Amarguillo, a su paso por Consuegra, ha aumentado considerablemente su caudal.

Por otro lado, el embalse de Peñarroya está al 100% y está comenzando a desembalsar agua, por lo que el río Guadiana vuelve a correr a su paso por Argamasilla de Alba y Tomelloso.

En múltiples lugares de Internet se han colgado fotos y vídeos. Aquí tenéis una muestra de algunas fotos encontradas en www.eltiempo.es y www.picasaweb.googles.es:

Vídeo del desbordamiento del río Jabalón en la A4 ofrecido por tve1

Y otros dos más caseros,  por www.canfali.com, por Valdepeñas.

Balsa de agua en Daimiel de 70 hectáreas por el desbordamiento del río Azuer

En distintos informativos digitales nos hemos encontrado con esta noticia, aunque no muestran ninguna fotografía:

El desbordamiento del río Azuer ha generado una balsa que se estima de un área de unas 70 hectáreas y tres metros de profundidad en el término municipal de Daimiel (Ciudad Real).

Según informó el Ayuntamiento en un comunicado, el río Azuer se encuentra desbordado tres kilómetros antes de llegar a Daimiel desde la actual vía de servicio, antigua carretera nacional hacia Manzanares, en su margen derecho.

Desde el lunes, unas 70 hectáreas, aproximadamente, se encontraban encharcadas con una profundidad estimada de tres metros.

 Se trata de una zona en depresión, por debajo del nivel del cauce, debido a la retirada de tierra por la construcción de la autovía A-43, que genera una improvisada cascada desde la carretera.

 Además, el Ayuntamiento informó que se ha originado una segunda laguna con una extensión aproximada de cinco hectáreas, a continuación de la citada anteriormente, a unos 500 metros de la primera en sentido río abajo.

Publicado en: www.europapress.es